Maniobras de Restauración

Los cambios de estación son ideales para revisar a fondo la piel, atenuar las arrugas y tratar la deshidratación, la flacidez y las manchas.

La clave está en los sueros, el láser y las sustancias antioxidantes.

Es el momento de analizar el estado de la piel, órgano vivo que reacciona mal ante los cambios de estación, el abuso del sol, el frío, el estrés, los cambios hormonales, la polución o el tabaco. Trazar un plan que permita a la piel recuperarse rápidamente es primordial para preservar su salud y belleza.

No hay duda de que el rostro es la parte del cuerpo que más se daña, ya que pasa la mayor parte del año al descubierto. La falta de limpieza, de protección solar y de hidratación diaria acarrea problemas como la deshidratación, la tirantez, las machas o la flacidez. “Los nuevos cosméticos y los tratamientos profesionales son el salvavidas de la dermis”, dice la Felicidad Carrera, quien desde su instituto de belleza recomienda, tras exponer la piel a los rayos del sol, “un plan que calme y reactive la piel”.

El contacto con el sol, el viento, el agua del mar, el tabaco, el desequilibrio hormonal, la fatiga y el estrés deterioran y envejecen la piel. Si a estos factores se les suma una mala alimentación y la falta de descanso, el caos es total.

Por ello, Felicidad Carrera ha diseñado un tratamiento que recompone estos estragos y en el que “combina la aplicación de luz LED de varios colores, con distinta acción biológica sobre las células cutáneas, junto con los productos de la firma Carita, que contienen principios activos calmantes como el algodón o la menta”, asegura la experta.

Con este protocolo también alimenta la piel con un complejo antioxidante que ayuda a favorecer la hidratación de las capas superiores de la epidermis, además de mantener su reserva de hidratación, y utiliza “el extracto de viña roja para reforzar las paredes de los capilares y disminuir su permeabilidad”.

 

LA ROSA DE HIERRO, MINERAL CON GRAN PODER DE REGENERADOR.

El centro de belleza Sai Tei propone un tratamiento facial con el oligoelemento más buscado: la rosa de hierro, mineral con gran poder regenerador e iluminador, capaz de reafirmar y alisar la piel además de dotarla de mayor densidad y así evitar la flacidez.
Este mineral es un dióxido de hierro que, gracias a su particular disposición en forma de pétalos, adquiere el nombre de rosa de hierro. Su extracto es rico en hierro natural, un oligoelemento esencial para el buen funcionamiento del organismo.

Sobre el rostro, estimula la actividad de la enzima prolihidroxilasa, que permite aumentar la producción de procolágeno por parte de los fibroblastos. Gracias a su gran poder regenerador, la piel se redensifica y recupera su firmeza desde el interior, estimula la síntesis de colágeno, aumenta los procesos enzimáticos regenerativos, activa los fibroblastos para la creación de nuevas células del tejido conjuntivo, incrementa el grosor de la epidermis y mejora la función de la barrera cutánea.

Este mineral junto con el caviar, la uva roja y el ácido hialurónico tiene poder para desintoxicar, hidratar y dibujar una buena cara de manera inmediata”, cuenta el responsable del centro, quien indica que la sinergia de sustancias es el secreto de este lujoso tratamiento antienvejecimiento que contrarresta los signos del tiempo, protege la piel y retrasa la oxidación celular.

 

EL SUERO, UN CONCENTRADO RICO EN PRINCIPIOS ACTIVOS.

Cuando la piel padece una crisis, lo ideal es realizar una exfoliación y recurrir a los sueros, fórmulas que contienen principios activos concentrados, combaten los excesos de los malos hábitos y estimulan el proceso de renovación de la piel.

Aunque en el mercado existe uno para cada problema, bien sea hidratar, atenuar las arrugas, borrar la fatiga y el estrés, prevenir el envejecimiento o tratar la flacidez, “el suero está realizado con productos multifunciones que son capaces de acometer y corregir dos problemas al mismo tiempo”, destaca Felicidad Carrera, que recomienda “utilizar sueros y cremas de tratamiento durante todo el año para favorecer el trabajo interior de la piel y lucirla siempre en el mejor estado”.

Aunque el rostro es la zona que más sufre, el resto de piel que envuelve el cuerpo también padece la deshidratación y merece se mimada como se merece. Lo ideal es empezar por una buena exfoliación, una obligación semanal que permite a la piel estar limpia y resplandeciente, además de facilitar la actuación de los agentes hidratantes y reafirmantes, incluidos en las mayoría de las cremas de cuerpo.

 

Gente que leyó este artículo también leyó:



5 Pasos Para la Depilación de Cejas 8 Remedios Para Combatir Ojeras y Bolsas en los Ojos Beneficios de la Zanahoria en tu Piel Como Tener un Cutis Perfecto